El secreto de las mujeres

Publicado en por alex

Todos vemos muchas mujeres en la calle. Para todos los gustos. Y las miramos. Es parte de nuestra naturaleza masculina. ¿Verdad? ¿Quién puede evitarlo? Y, de todos modos ¿Quién QUIERE evitarlo? NO creo que seas tan tonto.

 

Pero quizá sí te sientas tonto. La veas venir y pienses “ojalá pudiera hablar con ella y seducirla”. Pero sabes que aún no cuentas con los recursos para hablarle y seducirla. Pues, bien, aquí van algunas ayudas.

 

Si estás pensando “ojalá pudiera hablar con ella y seducirla”, ¿por qué no analizas la expresión de deseo que estás utilizando? “Ojalá” es una expresión de deseo...porque quizá, internamente, algo te diga que un lugar público, lleno de gente, no es el mejor lugar para abordar a una mujer.

 

Pero, piensa: ¿la calle es siempre un mal lugar para conversar con una mujer sexy?  Cada situación es diferente. Cada mujer es diferente. Y cada uno de nosotros, los hombres somos diferentes. ¿Entonces? Pues, lo mejor es QUE LO INTENTES.

 

En lugar de pensar “"uuuy ¡cómo me gustaría seducirla!", HAZ ALGO. En lugar de desear sin hacer nada, HAZ ALGO. Simplemente, platica con ella. Salúdala. Pregunta el nombre de una calle. Dile que tiene un perro muy bonito (mira su trasero con UN POCO  de disimulo..., por favor). Pero, HAZ ALGO.

 

Si te mantienes en tu lugar y cumples bien con tu papel ¿Qué podría pasar? El “no” ya lo tienes. Ahora, ve por el “sí”. Al menos, el sí a una bonita plática. Y ya hemos visto que ese es el primer escalón: sí, el primer escalón hacia conseguir su número de teléfono y una cita.

 

No olvides que se trata de vivir la vida, de pasarlo bien en el intento de conquistar a una mujer. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Que no este interesada en ti? Pues, entonces, no hay problema: iremos con la siguiente.

 

¿Lo has tomado como lo que es, una cuestión de probabilidad?, con cuantas más mujeres hables, más probable será que puedas tener éxito. Disfruta del proceso y tómalo como una herramienta para ir tomando más confianza y más seguridad: el proceso te ayudará enormemente a pulir tus habilidades y a comprender mejor qué tipo de conversaciones y temas les gustan a ellas más en general.

 

Pero, también, la palabra “ojalá” podría ser una muestra de que aún te hallas inseguro en tus técnicas de seducción. Y también podría ser una señal de que no estás aprovechando bien los lugares más sencillos en los que puedes hallar y conocer mujeres en tu vida diaria.

 

Tu triste expresión de deseo me muestra que, en tu vida, has eliminado o desperdiciado ciertas oportunidades razonables de conocer mujeres y seducirlas. ¿Me equivoco? Seguramente, no.

 

Si piensas que no sabes cómo conocer y seducir a una mujer en la calle, quizá debas ganar práctica en otros lugares en las que ellas están más accesibles: redes sociales, clases y en otras actividades de TU VIDA.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post